Around Articles Columns Editorial Hispanic Apostolate Letters Opportunities Profile ShorTakes

3 de septiembre de 2012 | Volumen 87, Número 22

HISPANIC APOSTOLATE

No Juzgues el Libro por su Cobertura

foto: Pbro. london olymic games logo

Hay un viejo dicho que dice “no juzgues el libro por su cobertura”. El pueblo juzgó mal a Jesús por el lugar de donde él venía.

Me sorprendió mucho leer de donde venían algunas personas famosas de hoy en día. Ryan Lochte, el nadador olímpico que ganó el oro — como su apellido lo sugiere, su padre es de raíces alemanas. Pero adivinen qué, la mama de Ryan es de ¡Cuba! Vanna White, de “Wheel of Fortune” famosa — ella lleva el apellido de su padrastro. Pero, su padre biológico nació en ¡Puerto Rico! El legendario jugador de beisbol Ted Williams — una parte de su familia era de ¡México! La jugadora olímpica de baloncesto, Diana Taurasi tiene el apellido italiano de su padre, aun así su madre es de ¡Argentina! Finalmente, la legendaria actriz Rachel Welch tiene una madre inglesa, pero las raíces de la familia de su padre son de ¡España y Bolivia!

El pueblo rechazó a Jesús debido a sus raíces. “El no es nadie,” murmuraban. Hay personas que hacen lo mismo contigo, te ven de menos. Ellos juzgan que no eres lo suficientemente bueno debido a tu procedencia.

Jesús no se quedó en silencio, él le decía a sus críticos la verdad de sus raíces… el lugar de donde él venía en realidad. Jesús no es solamente “el nazareno”, él es el enviado de Dios. Jesús viene de Dios! Tú tampoco debes de permanecer en silencio. Los demás deben de saber de donde verdaderamente vienes. Algunos de ustedes son de aquí, algunos son de allá… de aquí o de otro lugar en el mapa, pero todos vienen de Dios.

Tu Iglesia estás aquí contigo y para ti. Somos una comunidad dedicada a ayudar a cada miembro y ser fluido al hablar de Dios. Ustedes saben que hablo poco español, como tropiezo cuando leo las oraciones en misa. Ustedes tampoco hablan el inglés mucho, incierto al usar la palabra o frase correcta. Pero todos nos deberíamos de sentir en confianza en nuestra lengua materna — el lenguaje de la fe. Todos podemos volvernos igualmente fluidos al hablar el lenguaje de Dios.

San Pablo instruye a los primeros miembros de la Iglesia: sean imitadores de Dios. Imitar a Dios es hacer lo que vemos que él hace. Dios no se queda en el cielo. Dios sale del cielo, Dios viene en persona, para decirnos cara a cara: te amo. Quiero ser vida para ti.

Imitar a Dios no es solo para unos pocos y especiales. Imitar a Dios es algo que cada uno de ustedes es capaz de hacer. Al principio podrían tropezar, no es algo que viene espontáneo, pero juntos nos sentiremos confiados. Vamos a ayudar el uno al otro al irnos de aquí cada semana y llegar a otros. Yendo en persona, diciéndole a otros cara a cara — ¿Adivina de dónde vengo? ¡Vengo de Dios y tú también!

Tal vez nunca seamos celebridades, leyendas del deporte o estrellas de cine. Pero — sin embargo seremos juzgados por ciertos estándares — he aquí en donde en realidad queremos ser famosos y bien conocidos: como aquellos que salieron de Dios en busca de otros hablando claramente a sus corazones acerca del amor que El tiene para todos.

Homilía a la comunidad latina de Amelia
XIX Domingo del Tiempo Ordinario, Agosto 13, 2012

 

La Vida Humana, Un Don De Dios

Ya que la vida humana es un don sagrado de Dios, la Iglesia católica está comprometida con su defensa desde su concepción hasta su muerte natural.

En el 2005 la Conferencia Episcopal estadounidense hizo un llamamiento para poner fin al uso de la pena de muerte con la declaración “Una cultura de la vida y la pena de muerte”. En este documento, se nos dice que: “cada uno de nosotros está llamado a respetar la vida y dignidad de cada ser humano. Incluso cuando las personas niegan la dignidad de otros, debemos aún así reconocer que su dignidad es un don de Dios y no es algo que se gana o se pierde a través de su comportamiento. El respeto por la vida se aplica a todos, incluso a los perpetradores de actos terribles. El castigo deber ser coherente con el respeto por la vida y dignidad humana”.

Los Obispos de EE.UU. no son ni los primeros ni los últimos en pronunciase sobre este tema, como se puede notar con dos de los muchos ejemplos que podría hacer. En 1999 Juan Pablo II durante la Misa en St. Louis, MO, expresó su esperanza por “un consenso sobre la necesidad de acabar con el uso de la pena de muerte, la cual es al mismo tiempo cruel e innecesaria”. Hace sólo unos pocos meses. Benedicto XVI en su exhortación apostólica “Africae Munus”, llamó la atención “de los responsables de la sociedad sobre la necesidad de hacer todo lo posible para llegar a la eliminación de la pena capital, así como para la reforma del sistema penal, para que la dignidad humana del recluso sea respetada.” (n. 83)

En la declaración “Una cultura de la vida y la pena de muerte”, los Obispos mencionan varias razones por las cuales se debería renunciar a la pena de muerte:

Desde el 1976, año en el cual se restableció el uso de la pena de muerte en EE.UU., en Virginia hubo 109 ejecuciones. En el 2000, Earl Washington, un hombre que llevaba 16 años en el pabellón de la muerte de nuestro estado por la violación y el asesinado de una mujer, fue reconocido inocente gracias a la prueba de ADN. Hoy en día, en Virginia hay 12 personas en la espera de ser ejecutadas. Sin embargo, en nuestro estado hay la posibilidad de convertir estas condenas en cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional, la cual permite al mismo tiempo la protección de la sociedad y el respeto de la dignidad y de la vida de los presos.

La pena de muerte plantea a los católicos un inevitable desafío moral. Si Usted quiere unirse a los Obispos en esta campaña en favor de la vida, por favor contacte Virginia Catholic Conference (www.vacatholic.org) y Virginians for Alternatives to the Death Penalty (www.vadp.org). Además, podrá encontrar muchos recursos educativos sobre este tema en Español y en Inglés en el sito the Catholic Mobilizing Network (www.catholicsmobilizing.org).

 

curso formativo

 

Horario de misas en español
Ciudad Parroquia Teléfono Hora
Bristol St. Anne 276.669.8200 sábado 8:30 am
Charlottesville Church of the Incarnation 434.973.4381 domingo 1:30 pm
Christiansburg Holy Spirit 540.921.3547 domingo 1 pm
Clarksville St. Catherine of Siena 434.374.8408 junio-septiembre domingo 1 pm
Danville Sacred Heart 434.792.9456 domingo 11:30 am
Hampton St. Joseph 757.851.8800 sábado 7:30 pm
Harrisonburg Blessed Sacrament 540.434.4341 domingo 1 pm
Lovingston St. Mary 434.263.8506 domingo 11:30 am
Lynchburg Holy Cross 434.846.5245 domingo 2 pm
Marion St. John 273.783.7282 domingo 1:30 pm
Martinsville St. Joseph 276.638.4779 domingo 11:30 pm
Newport News Our Lady of Mount Carmel 757.595.0385 domingo 1:30 y jueves 6:30 pm
Norfolk Holy Trinity 757.480.3433 domingo 1 pm
Onley St. Peter the Apostle 757.787.4592 domingo 12:30 pm y 5 pm
Prince George Church of the Sacred Heart 804.732.3685 domingo 1 pm y en el verano, domingo 12 pm
Portsmouth Holy Angels 757.485.2142 domingo 1 pm
Richmond Area Sacred Heart
St. Augustine
St. John (Highland Springs)
804.232.8964 804.275.7962 804.737.8028 domingo 11 am, 1 pm y 5 pm
domingo1 pm y 6 pm
domingo 12:15 pm
Roanoke St. Gerard 540.343.7744 domingo 12:15 pm
South Hill Good Shepherd 434.447.3622 sábado 7 pm
Tappahannock St. Timothy 804.443.2760 domingo 12 pm
Virginia Beach St. Gergory
St. Luke
757.497.8330 757.427.5776 sábado 7:30 pm
domingo 12 pm
Woodlawn St Joseph 276.236.7814 domingo 2:30 pm, no hay misa en español el primer domingo del mes.


para regresar al principio de la página »